La Palabra

Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo.  Santiago 4:8Nueva Traducción Viviente (NTV)